En este momento estás viendo Cómo tratar la hipersensibilidad dental
Hipersensibilidad dental

Cómo tratar la hipersensibilidad dental

La sensibilidad en los dientes, clínicamente conocida como hipersensibilidad dental o dentinaria, es un problema de odontología general cotidiano padecido por miles de personas; es mayormente conocido por ser una afección dolorosa producida por la exposición de la dentina a alimentos con diferentes temperaturas. 

¿En qué consiste la hipersensibilidad dental?

Para entender mejor cómo se produce la hipersensibilidad dental, te explicaremos de manera sencilla lo que ocurre en nuestra boca:

  1. La encía se aparta de los dientes en su línea superior dejándolos sólo con la protección de la esmalte dental.
  2. El esmalte dental es la capa brillante y dura que nos permite masticar alimentos fibrosos o duros. En el interior de todos los dientes se encuentra una capa blanda de alta sensibilidad compuesta por túbulos, conocida como dentina; la cual, debajo de la línea de posición de la encía no está protegida por el esmalte.
  3. Cuando la dentina está expuesta, los microporos de comunicación entre el diente y el nervio se ven desprotegidos ante la acción de agentes externos; una exposición de la que podemos no darnos cuenta en un primer momento, pero que, a la larga suele producir molestia con el contacto de alimentos a ciertas temperaturas, composiciones o texturas.

Síntomas de la hipersensibilidad dental

El principal indicio de la sensibilidad dental es un dolor agudo en los dientes que aparece a raíz de cualquier tipo de estímulo externo. Ya sea porque hayamos consumido alimentos muy fríos o muy calientes, dulces, ácidos o incluso o por el contacto con superficies duras. 

Lo que significa que, al ingerir o masticar nuestra comida cotidiana, un helado o un trozo de carne, podemos sentir una especie de «corriente» en la boca. 

Otra forma usual en la que podemos detectar síntomas de hipersensibilidad dental es a través del desgaste dental. 

Si bien sobre la línea de la encía existe el esmalte dental, el desgaste, rotura o daños en su superficie, puede derivar en la exposición de la dentina. Los síntomas son similares a la retracción de encías que mencionábamos antes, derivando en un claro y doloroso caso de sensibilidad dental. 

¿Cuáles son las causas de la hipersensibilidad dental?

La mala higiene dental, períodos prolongados sin limpieza o cepillado, así como un consumo elevado de azúcares procesados, derivan directamente en la aparición de caries dental. 

En una etapa inicial, las caries pueden verse como pequeños puntos en los dientes, pero su avance desenfrenado termina destruyendo el esmalte, exponiendo la dentina y convirtiéndose en una de las principales causas de la sensibilidad dental a los alimentos.

Por otro lado, un diente fracturado o reparado, pero que cuenta con un empaste desgastado, puede producir hipersensibilidad dental. Estas situaciones siempre deben ser atendidas por tu dentista de confianza. 

Pero, más allá de los hábitos, existen complicaciones en la salud que pueden ocasionar sensibilidad, dolor y molestia en los dientes. Algunas de estas causas de hipersensibilidad dental son:

  • Enfermedades en las encías que produzcan retracción. 
  • Enfermedades óseas que produzcan debilitamiento del esmalte dental, derivando en la pérdida de minerales o una raíz dental expuesta.
  • Rechinamiento de los dientes, una condición conocida como bruxismo.
  • Erosión del esmalte dental debido a bulimia o problemas de reflujo.

¿Como tratar la hipersensibilidad dental?

Lo primero a mencionar, es que el único que puede dar un diagnóstico preciso cuando se trata de tus dientes es un profesional de la salud. Acudir a una cita de odontología general debería ser nuestro primer movimiento tras percibir un caso recurrente de sensibilidad. 

El tipo de tratamiento recomendado para los casos de dientes sensibles o hipersensibilidad, dependerá de su causa principal. Lo más común es que el dentista sugiera alguna de las siguientes opciones para tratar la hipersensibilidad dental:

  • Dentífrico apto para dientes sensibles. Existen diversos tipos de pastas dentífricas que poseen una composición de agentes de bloqueo para la transmisión de sensaciones en los dientes. Esto quiere decir que no se enviarán señales de calor o frío desde el exterior del diente hacia su terminaciones nerviosas. Normalmente son necesarios múltiples usos para apreciar su efecto.
  • Aplicación de flúor: Esta técnica se utiliza para el fortalecimiento de los dientes o un área específica. Se trata de una técnica de higiene dental que debe ser realizada por un profesional y su fin es endurecer el esmalte y disminuir el dolor.
  • Reparación dental. La remoción de alguna reparación dental antigua, acompañada con la colocación de un nuevo empaste podría solucionar el problema. 
  • Endodoncia. En casos críticos, donde la sensibilidad persiste y el dolor no cede, el dentista puede recomendar la aplicación de un tratamiento de conducto reticular; un procedimiento realizado para tratar el núcleo blando del diente y eliminar de raíz la sensibilidad.
  • Cirugía regenerativa: Una solución para la retracción de encías es la realización de un injerto de tejido gingival desde otra parte de la boca hacia la zona afectada; de esta forma pueden ser solucionados dos problemas a la vez.

Resuelve tus problemas de hipersensibilidad dental en clinicas dentales IOM. Pide tu cita para revisión haciendo click aquí

Deja una respuesta