En este momento estás viendo Cómo se hace un raspado de encías

Cómo se hace un raspado de encías

Las personas que no tienen buena higiene bucal, presentan infecciones en sus encías debido al alojamiento de bacterias, produciéndose sarro y placa en los espacios entre las encías y los dientes.

Si las bacterias logran penetrar bajo las encías, se genera una enfermedad conocida como periodontitis. Uno de los procesos llevados a cabo como parte del tratamiento contra esta afección, es el raspado de las encías, cuyo objetivo es la eliminación de la placa y el sarro.

Este procedimiento debe ser ejecutado por parte de especialistas en esta área de la salud, con la implementación de los instrumentos necesarios para ello. 

El raspado de las encías se caracteriza por ser un tratamiento no doloroso, al estar el paciente bajo anestesia local. Conoce más detalles a continuación. 

¿Qué es un raspado de encías?

Cuando las personas mantienen malos hábitos relacionados con la limpieza y la higiene dental, tienden a presentar algún tipo de afección en su salud bucal. 

En este caso, la presencia de bacterias que se alojan en las encías, las cuales producen enfermedades de carácter periodontal. Por eso, estas deben ser solucionadas lo más rápido posible, mediante ciertos tratamientos dentales.

Uno de estos tratamientos es el raspado de las encías, el cual es un proceso llevado a cabo por parte de los especialistas del área dental y además forma parte de los tratamientos contra la periodontitis.

Esta técnica es también conocida bajo el nombre de curetaje de encías o curetaje dental, tratándose de un proceso realizado para la eliminación de las bacterias que se alojan en las encías y producen esta enfermedad.

Dicho de otro modo, es el procedimiento de eliminación del cálculo, el sarro y la placa que se acumula por encima y debajo de las encías.

¿Cómo se hace el raspado de encías?

Este es un tratamiento que debe ser ejecutado por personas especialistas en el área bucal, como es el caso de un higienista y de un periodontista

Por ello, son estos profesionales los encargados de dar el diagnóstico al paciente y de la planificación y ejecución del tratamiento. 

La finalidad de dicho procedimiento es que a través del curetaje y la limpieza dental, se logre la eliminación de la placa y el sarro bacteriano que está acumulado en las encías. Es por ello, que el higienista realizará en primer lugar una limpieza dental.

La finalidad de la limpieza es la de eliminar el sarro y la placa alojada en los dientes, las encías y todos los espacios conocidos como interproximales. Además, esta persona también usa un instrumento conocido como cureta.

La cureta permite que la especialista pueda trabajar por la zona debajo de las encías con más detalle y con una mayor profundidad. 

Luego, es el turno del periodontista, quien se encarga de hacer la revisión y evaluación de las encías después del tratamiento.

Con dicho tratamiento se logra que la zona entre las encías y los dientes queden libres de bacterias. Es por ello que, al ser culminado el tratamiento, la dentadura del paciente estará libre de sarro y de placa por todos los espacios de la boca.

¿Puede ser molesto el raspado de encías?

Este tratamiento es conocido como una intervención invasiva, siendo un poco más compleja que una simple limpieza bucal, por lo que se hace bajo anestesia local. De esta manera, el paciente al realizarse dicho tratamiento no tendrá dolor…

No obstante, durante el periodo de recuperación, el paciente si puede sentir molestias leves o moderadas.

Estas, en su mayoría, son solucionadas con algún tipo de medicamento antiinflamatorio. Es por ello, que es relevante seguir las recomendaciones después del raspado de encías, entre ellas: 

  • Al lavarse los dientes, hay que hacerlo con suavidad para evitar que la herida sangre
  • No consumir alcohol o tabaco en las 72 horas siguientes después del tratamiento.
  • No realizar ejercicios físicos intensos
  • Tomar antiinflamatorios si se presenta dolor