En este momento estás viendo ¿Cuándo se debe poner ortodoncia a un niño?

¿Cuándo se debe poner ortodoncia a un niño?

Muchas personas recurren a la ortodoncia para solucionar sus problemas de mordida o una colocación errónea de los dientes. Se trata de un conjunto de técnicas cada día más demandadas en edad adulta, pero que resultan más eficientes si se realizan durante la infancia o, a mucho tardar, durante la adolescencia, cuando los dientes aún no están completamente asentados.

Sin embargo, muchas personas no saben cuándo se debe poner ortodoncia a un niño. Y a menudo, terminan esperando demasiado tiempo.

¿Quieres saber cuándo es el mejor momento para iniciar un tratamiento de ortodoncia? Para ello debes conocer cómo funciona el proceso de dentición y qué tipo de ortodoncia se aplica en cada fase.

1. LAS ETAPAS DE LA DENTICIÓN

Lo primero que hay que saber es que existen distintos tipos de ortodoncia, adecuadas para distintos momentos de la vida. Eso se debe a que la dentición cambia a medida que las personas crecen, habiendo tres etapas de maduración. Aunque las edades en que cada tipo de dentadura aparece puede variar ligeramente de una persona a otra, hay unas edades medias que os pueden ofrecer una guía:

DENTICIÓN PRIMARIA O TEMPORAL

La dentición primaria es lo que se conoce como “dientes de leche”, ya que las piezas temporales son muy blancas a causa, en parte, de que la base de la alimentación de los bebés es la leche. La edad en la que estos dientes salen es entre los 6 y los 24 meses, y empezarán a caerse a partir de los 6 años, aproximadamente.

En esta primera etapa la dentadura completa está formada por 20 piezas dentales: 8 incisivos, 4 caninos y 8 molares. Se trata de dientes más vulnerables a ciertas afecciones bucodentales, como la caries, porque el esmalte que los recubre es más fino que el de los dientes adultos.

Fase de dentición temporal - dientes de leche

DENTICIÓN MIXTA

En realidad lo que llamamos dentadura o dentición mixta es sólo una etapa de transición entre el momento en que se empiezan a caer los dientes de leche y el momento en que estos son completamente sustituidos por dientes permanentes, que es sobre los 12 años.

En esta etapa, los dientes de leche van siendo sustituidos paulatinamente, a medida que los nuevos dientes los empujan desde debajo de la raíz. Por tanto, durante estos 6 años los niños tienen ambos tipos de dientes y el número de piezas va aumentado hasta llegar a 32.

DENTICIÓN PERMANENTE

Tras los 12 años, lo normal es tener ya la dentición definitiva con piezas más duras que las de la dentición primaria y también algo más oscuras.

La dentadura permanente consta de 32 piezas, pero no a todas las personas les llegan a salir todas. Es bastante habitual que algunos de los 12 molares no salgan nunca (son las llamadas muelas del juicio) o que lo hagan apiñadas por falta de espacio en la boca, cosa que ocurre porque en realidad son un vestigio evolutivo. En esos casos puede que haya que extraerlas.

En todo caso, los dientes permanentes suelen salir todas antes de los 18 años.

Fase de dentición permanente - dientes definitivos

2. TIPOS DE ORTODONCIA SEGÚN LA EDAD

Dependiendo de la etapa en que se encuentre la dentición, habrá que colocar uno u otro tipo de ortodoncia. Cada tipo de ortodoncia se coloca y se retira a edades distintas, y sus objetivos también son diferentes.

Mientras que la ortodoncia preventiva y la interceptiva se centran en evitar los problemas, la ortodoncia correctiva es un tratamiento de modificación de la dentadura cuando esta ya está asentada.

ANTES DE LOS 6 AÑOS: ORTODONCIA PREVENTIVA

La primera clase de ortodoncia que se coloca en niños es la ortodoncia preventiva. Se suele colocar a partir de los 3 años y se centra en corregir las consecuencias de los malos hábitos que muchos niños adquieren a edad temprana, chuparse los dedos o morderse los labios, por ejemplo. Estos malos hábitos pueden conllevar problemas de maloclusión y deben ser tratados antes incluso del desarrollo de la dentadura.

En cualquier caso, este tipo de ortodoncia siempre es parcial. Se aplica solo sobre los dientes afectados o, en su caso, sobre la mandíbula para corregir maloclusiones en su etapa inicial.

ENTRE LOS 6 Y LOS 12 AÑOS: ORTODONCIA INTERCEPTIVA

A partir de los 6 años, cuando los dientes de leche empiezan a caerse, se pueden iniciar tratamientos de ortodoncia interceptiva, cuyo objetivo es reconducir el crecimiento de los dientes y la mandíbula mientras los huesos aún están en desarrollo. Se trata también de un tipo de ortodoncia “preventiva”, ya que evita problemas más graves que pudieran aparecer a posteriori.

La ortodoncia interceptiva puede tratar problemas de maloclusión, dientes apiñados o demasiado separados… y, en el mejor de los casos, los soluciona antes de llegar a tener completa la dentición adulta. Aún así, en algunos casos posteriormente hace falta utilizar también aparatos de ortodoncia correctiva. En el caso de la asimetría, este tipo de ortodoncia es imprescindible para intentar no tener que llegar a la cirugía.

TRAS LOS 12 AÑOS: ORTODONCIA CORRECTIVA

Si el problema de maloclusión o de mala colocación de los dientes se presenta cuando ya se tiene la dentadura permanente o si la ortodoncia interceptiva no ha logrado todos sus objetivos, se inicia un tratamiento de ortodoncia correctiva.

Este tipo de tratamientos puede comenzarse a cualquier edad, incluso en edad adulta, pero lo ideal es empezar lo antes posible, ya que a medida que crecemos el problema inicial puede verse empeorado.


En todo caso, el momento preciso para colocar una ortodoncia es aquél en el que se detecte el problema. Eso es especialmente importante en el caso de las maloclusiones severas, ya que muchas veces se deben a problemas óseos que, de no solucionarse en la infancia, probablemente requieran de cirugía en edad adulta.

Pero también lo es cuando se trata de colocación errónea de los dientes, porque cuanto mayor sea el tiempo en que estos estén demasiado juntos o demasiado separados más largo será el tratamiento necesario.

Por eso es muy importante que el niño acuda a revisión con su odontólogo periódicamente desde pequeños. Esas visitas deben empezar al  salir los primeros dientes de leche, o incluso antes si se detecta algún tipo de asimetría entre el maxilar superior y  la mandíbula. Solo de esa manera se podrán atajar a tiempo los posibles problemas.

Síguenos en nuestro Instagram y Facebook para estar informado de todos los tratamientos dentales.